Orbea Sollube

martes, 22 de agosto de 2017

Sollube es un montaña del Pais Vasco cercana a Bermeo, que da nombre a esta bonita Orbea, de primeros de los 80´que llegó a nuestros días bastante deteriorada pero que hemos rejuvenecido para deleite de su propietario.

Como de costumbre en Galicia la pintura estaba bastante deteriorada, y tenía zonas con desconchones feos, y bastante oxido, con lo que optamos por repintar, y la rueda delantera era de tubular seguramente no venía de serie, y la de atras era de aluminio mas de los 90, seguramente sustituida tambien en su día.






Como siempre, una vez desmontada con sus pequeños contratiempos, chorreo, imprimacion, algo de pasta y lista para pintar, con las calcas replicas de las originales.
Como la rueda de alante era muy chula de aluminio de buje de alas altas aligerado, decidimos igualar la de atras, dandole un aire mas de bici de competición de la época que de calle, y teníamos una muy similar trasera, sabíamos que unos tubulares "tan wall" o de pared marrón le iban a quedar niquelados!



Despues como siempre ir limpiando de grasa acumulada de 30 años a base de paciencia, ir sacando brillo a todos los componentes de aluminio, y rascando los de acerro, puliéndo con mimo mientras íbamos buscando alguna cosilla para completarla con el aire que buscábamos, como el grip del manillar de tela a la vieja usanza.
Tambíen le pusimos unas gomas escaladoras en las manetas, como a las bicis de gamas mas altas, que aunque no ajustan al 100% cumplen su función y quedan muy bien!



Para la piñonera tiramos del baúl de los recuerdos, donde encontramos un cassete Regina de 5 velocidades, una cadena nueva, y una buena tarde intentando solucionar los problemas que presentaban los desviadores, el delantero roto, que por suerte pudimos sustituír por uno Simplex con el mismo sistema, ya que estos desviadores trabajan con una entrada del cable por un tramo de camisa a diferencia de otros de la época.
Y en cuanto al cambio trasero, hubo que tirar de artesanía además de casi pico y cincel para eliminar la "mierda" fosilizada que tenía, ya que el muelle que engancha en la patilla había roto el orificio donde se aloja en la caja, y hubo que dedicarle un buen rato hasta que volvió a dar tensión.



Para los pedales optamos por unos de aluminio un poco mejores que los que traía de acero totalmente oxidados, e instalamos unos calapiés nuevos con sus rastrales de piel.
En cuanto al sillín como el original era bastante feo, y estaba descolado, encontramos en el baúl uno de plástico al estilo de aquellos revolucionarios Cinelli Unicator que empasta bastante bien con la estética.








1 comentario :

  1. Buenos días. Ha quedado preciosa. Yo hice para mi una Orbea Moncayo de similares características a esta, aunque con las llantas de Acero cromado. Soy pintor de profesión y la pinté como la del equipo La Casera de los 60, aunque hay veces que me arrepiento de no haberle dado el color original, una de ellas es viendo terminada la suya. Trabajo muy fino, si señor. Salud.

    ResponderEliminar