"SOBRELAMARCHA" TOUR CANTÁBRICO

lunes, 6 de abril de 2015




Cuando piensas en las vacaciones piensas en desconectar, relax, etc....pero si conllevan estresarte,  planear rutas alojamientos, etc y agobiarte es un mal negocio.
Con esta filosofía y tras la experiencia de el año pasado, decidimos completar lo que nos faltaba de costa gallega y ya puestos decidimos partir de Gijón, lo único que teníamos que atar es la forma de viajar hasta allí, y tras quedarnos maravillados con la red de transporte hacia esa zona ( 8 horas de bus y 10 de tren) optamos por llevar un coche, que nuestro sherpa favorito Pablo a.k.a. Iluminati fué conduciendo.
Al contarle al ministro de Malasaña Quique Arias nuestros planes no dudó en sumarse, y a unas horas de arrancar el Straight Edge venido a menos de los Roosters Jaime Aukerman se enteró, se echó la mochila de bikemessenger a la espalda y se plantó en su tierra natal para la aventura.
Desde  Pontevedra el que os escribe y Leo que se vino  arriba siendo su primera experiencia con una bicicleta de carretera y pedales automáticos.



Tras hacer noche en Gijón, donde le cayeron unas cervecinas con algunos locales dormimos acogidos en casa de dos mozas muy amables, salimos a primera hora de la mañana, donde casualidades de la vida nos encontramos con nuestro mecenas David a.k.a. Presidente de Poloandbike, 



Primera etapa ritmo suave intentando compaginar el ritmo de Auker a piñón fijo y Leo en su debut, finalmente Gijón-Luarca, donde nos encontramos el chalet mas barato de España de alquiler en un golpe de suerte, 120kms y unos 2700 de desnivel, en una ruta "subeybaja" rompepiernas.





El destino o la casualidad quisieron que a 200 mts y sin saberlo tuviésemos un velódromo, que no pudimos resistirnos a rodar, para el segundo dia tras el palizón en fijo del Rooster, optó por una bicicleta de CX que llevamos por un "porsiacaso", mejor ritmo y rodando en grupeta para hacernos unos 150 kms con un desnivel de 2300 mts, para hacer noche en Viveiro, donde a pocos kms Jaime decidió que la rueda trasera ya había vivido demasiado y rompió varios radios en una salida de cadena, lo cual sumado a las procesiones nocturnas y travesuras varias le dejó fuera de juego.






El tercer día nos tenía preparada una buena bofetada a modo de puertaco de 800 mts nada mas subirnos a la bicicleta, con un viento insufrible y una sensación térmica jodida, donde Leo rompió fisicamente (todavía no se le ha quitado la cara de susto), sobrepasada la Sierra de Xistral y ya solos Quique y yo levantamos la media y estiramos ricamente hasta la Coruña.



En definitiva 3 días haciendo lo que mas nos gusta, improvisando todo sobre la marcha, con un presupuesto ajustado al máximo, y riéndonos como si lo fuesen a prohibir, MUY RECOMENDABLE LA RUTA, 
CONTINUARÁ......

No hay comentarios :

Publicar un comentario